El inbound marketing hace uso de técnicas específicas para atraer al público objetivo de una marca o negocio, y con ello conseguir que compren o haga uso de sus productos o servicios. Para ello se emplea una estrategia de atracción hacia su pagina web, blog o redes sociales, ya sea pagando (publicidad) o generando contenidos de calidad, con los que el usuario “tira” de ellos, ya que los busca y, mediante el compromiso generado, se termine consumiendo el producto, y se termine siendo fan de la marca.

Dentro de este tipo de técnicas encontramos tres pilares fundamentales:

  1. Contenido de interés: creación de contenido interesante (y de calidad) para nuestra audiencia.
  2. Atracción de tráfico a nuestra pagina web o blog: tácticas de marketing online combinadas, para atraer y captar datos personales.
  3. Automatización del marketing: esto a su vez se puede resumir en varios pasos:
    • Definir a nuestro público y cliente.
    • Definir un customer journey.
    • Planificar una estrategia de contenidos.
    • Captar tráfico, tanto de pago como orgánico.
    • Automatizar la estrategia de marketing.

Aproximación al Inbound marketing

 

En definitiva, hay que educar y acompañar al usuario con interacciones basadas en su perfil y su comportamiento, siendo este quien se acerque al contenido generado y atraerlo hacia la marca y los productos de esta. Se trata de poner en marcha el llamado “marketing de atracción” por el que es el usuario quién llega a la marca y no al revés.
 

Es fundamental generar una fidelización con los usuarios, para que no vean la marca como algo extraño y se genere una relación, y por tanto se conviertan en clientes. En este punto pueden ser útiles las redes sociales, que se están convirtiendo en una herramienta valida para acercarse y generar vínculos con los potenciales clientes.

Por tanto, todas las acciones de inbound marketing se encaminan hacia dos objetivos: ATRAER y CONVERTIR