La calidad percibida de una marca es un concepto subjetivo, en base a la percepción que tienen los consumidores sobre la calidad de un bien o servicio y los beneficios que ofrece, siempre comparado con el resto de alternativas existentes en el mercado. Esta percepción es uno de los factores determinantes a la hora de tomar la decisión de compra, e influye que se tengan en cuenta unas marcas y otras no, incluso en ocasiones llega a ser el único atributo del producto sobre el que se basa la compra.

Customer giving quality feedback

Cualquier negocio puede influir sobre como es percibida su marca por el público, para dotarla de calidad se debe ofrecer una calidad real superior, por la que el producto efectivamente sea de calidad y haya sido desarrollado con unos beneficios superiores a los de sus competidores. Por el contrario, en ningún momento hay que hacer pensar al publico que una marca tiene una calidad superior a la real, ya que estaríamos ante una experiencia de consumo frustrada, que impedirá que la repetición de compra, y malas referencias entre los consumidores.

Es fundamental hacer ver al consumidor que esta calidad realmente existe, pues sino todos los esfuerzos en dotar de calidad a una marca no servirán de nada. Para ello se emplean las señales de calidad, que son características intrínsecas del producto que lo diferencian de sus competidores, pero a la vez hay aprovechar los atributos extrínsecos de la marca:

  • El esfuerzo dedicado a comunicar la marca supone que un negocio confía en lo que hace y esta dispuesta a apostar por sí mismo
  • El nombre de la marca da unas señas sobre la percepción de calidad que tienen los consumidores.
  • El precio aporta un indicador externo de la calidad ofrecida por una marca, ya que es habitual aceptar que entre el precio y la calidad existe una relación directa y positiva, se suele reconocer que un precio alto supone una calidad elevada.

En base a todos los factores contemplados, se ha demostrado que la calidad percibida de una marca aporta una serie de ventajas para cualquier negocio:

  1. Contribuye a que el resto de las variables del plan de marketing sean efectivas.
  2. Consigue que la marca, y por tanto el negocio, se posicionen fuertemente en el mercado.
  3. Permite establecer unos precios más altos sin que el comportamiento de compra de los consumidores habituales se vea afectado.
  4. Sirve para atraer a mejores distribuidores que ven beneficioso trabajar con marcas de calidad, para atraer a mas consumidores a sus establecimientos.