La marca es el signo que muestra a los potenciales clientes cuál es el valor diferencial de un negocio. Para construirla conviene conocer tanto las debilidades y fortalezas internas, cómo las amenazas y oportunidades externas en relación a la competencia de cualquier negocio. Para conocer estas cualidades se debe realizar un análisis DAFO, que es una herramienta fundamental para el desarrollo de cualquier marca.

El mercado cada vez está más saturado, y la oferta comercial crece constantemente, surgen ideas innovadoras cada día, por lo que hay que facilitar a los potenciales clientes la elección hacia nuestra marca.

Es difícil conseguir una marca que guste a los consumidores, por lo que contar con ayuda de profesionales que aporten una visión y experiencia distintas ayudará a definir correctamente los valores de la marca y que todos los factores del negocio deben ir en consonancia con los valores de la marca.